4 consejos para criar niños agradecidos

0

Lo damos todo por nuestros hijos, intentamos que sean niños sanos, felices y que tengan una vida plena…pero de repente nos responden con rabietas, enfados o comportamientos egoístas sin venir a cuento. No lo entendemos y además nos desesperamos.

Como cuenta el dicho “es de bien nacido ser agradecido”, y por pequeños que sean nuestros niños, nos gustaría que valoraran todo lo que hacemos por ellos, así como que se conviertan en personas que sepan cuando deben ser agradecidos con el prójimo. Por eso, hoy compartimos 4 consejos para que nuestros niños sean personas capaces de mostrar agradecimiento cuando la situación los requiera.

1. MOSTRAR QUÉ ES LA GRATITUD

Debemos enseñar a los niños a decir “gracias” cuando alguien hace algo por ellos, enseñarles el hábito les mostrará la importancia que tiene, además hay que hacerles entender que dar las gracias es un acto de amor, explicarles porqué es relevante y beneficioso tanto al que las da como al que las recibe.

De hecho, muchos psicólogos creen que el secreto de una vida feliz es la gratitud, pues son numerosos los estudios que demuestran que la gente agradecida está más sana, duerme mejor, tiene relaciones nutritivas y son más inteligentes.

2. INCULCAR VALORES LIGADOS AL AGRADECIMIENTO

La gratitud, como hemos dicho, es parte de una base de valores que nos ayudarán a tener una mejor inteligencia emocional, por lo que es importante que además de agradecidos tengamos una actitud positiva frente a la vida (las personas tremendistas o con tendencia a hacer drama sufren mucho más) y también tener fortaleza para poder enfrentarnos a la adversidad con más serenidad.

Además, para poder ser felices y ser agradecidos es superimportante saber ver las cosas buenas de nuestra vida, y para ello tenemos que conocer también las malas. Una de las cosas que hemos de enseñar a los niños es que por muy mal que salga un día, siempre hay cosas positivas, así cuando estén enfadados o molestos podemos instarles a enumerar lo bueno o positivo que les ha ocurrido en ese momento.

3. PREDICAR CON EL EJEMPLO

Esta es una regla que vale para todo en lo que a educación infantil se refiere, y es que los niños aprenden por imitación, así que debemos actuar como ejemplos a seguir.

Por ello es muy importante predicar con el ejemplo siendo nosotros personas agradecidas y esto implica serlo con familia, conocidos y extraños: cuando hacemos la compra o cuando vamos a tomar un café, dar las gracias a los empleados y personal que nos atiendan, cuando alguien nos brinda un regalo o con gestos tan corrientes y simples como agradecer a nuestra pareja que nos haya hecho la cena.

4. ESCRIBIR NOTAS DE AGRADECIMIENTO

Como la mayoría conocemos gracias a Hollywood, los norteamericanos tienen un día en el que se festeja exclusivamente el agradecimiento, Acción de Gracias (Thanksgiving). Esta tradición comenzó como un día en el que agradecer a Dios por la bendición de la cosecha y del año anterior, actualmente se celebran cenas familiares en las que se agradece (no necesariamente a Dios, dependiendo de si se es creyente o no) por todo lo que se considere de ese año, además de ser el pistoletazo de salida de las fiestas navideñas.

Cada familia tiene diferentes formas de expresar su agradecimiento pero incluso se pueden escribir cartas, un diario de agradecimiento o pequeñas notas. Parece una tontería pero adaptar este gesto, no como un evento anual, sino como un hábito puede aportarnos grandes beneficios, por ejemplo, escribir cada día una papelito con algo por lo que estemos agradecidos y leerlo a final de mes/año (o lo que queramos) nos hará darnos cuenta de que tenemos muchos motivos para estar satisfechos con nuestra vida.

Este ejercicio puede ser bueno, no sólo para niños, también para los adultos que muchas veces somos demasiado autoexigentes. Otra opción es enseñarles a escribir una tarjeta de agradecimiento cuando alguien les hace un regalo, como en las bodas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here