Cómo criar en el feminismo en 5 claves

0

Hoy 8 de Marzo es un día en el que mundialmente se celebra la lucha de la mujer, aunque la lucha debe ser a diario, con pequeños gestos y grandes cambios, la realidad es que hasta hace años “simplemente” se celebraba el día de la mujer trabajadora. Hace algunos menos se empezó a reivindicar en masa que, aunque ya se ha recorrido mucho camino, lo cierto es que aún queda mucho por lo que luchar y mucho que conseguir.

Porque el machismo lo llevamos grabado a consciencia en nuestra vida, nuestra forma de pensar, de juzgar, etc. Sin darnos cuenta, la mayoría pecamos habitualmente de rasgos y pequeñas acciones machistas que no permiten una igualdad real. Ya lo comentábamos en nuestra visión del feminismo en la actualidad.

Como bien sabemos, el futuro de la sociedad son los niños, es por eso que es importantísimo que los padres de hoy nos esforcemos en criar a una futura generación feminista: que las niñas sean fuertes, no sientan limitaciones por su género, no vivan con miedos, que tengan las mismas oportunidades que el sexo opuesto y tengan capacidad de decidir sobre su cuerpo y sobre cómo llevar su vida; que los niños sientan a las mujeres como iguales, con los mismos derechos y las mismas obligaciones y deberes que ellos, sin sentirse intimidados si demuestran fortaleza.

En la era del #metoo o del #noesno debemos ser un ejemplo con nuestros pequeños y eso implicará un esfuerzo aunque ya nos sintamos muy feministas:

1. Rompamos con los estereotipos

Todos los adultos llevamos contamos con estereotipos muy interiorizados de forma inconsciente sobre el género. Como dar por hecho que hay profesiones para hombres y otras para mujeres (un hombre con pijama sanitario suponemos que será médico antes que enfermero o matrón, en el caso de una doctora, tendemos a pensar al revés) asociar rasgos de carácter según el género (niñas dulces, niños fuertes).

Son prejuicios que hemos adquirido a medida que hemos ido creciendo y que la sociedad nos ha inculcado porque cuando nacemos estamos libres de cualquier rasgo machista.

2. Seamos un ejemplo

Si queremos que nuestros hijos sean feministas, debemos ser una familia feminista. Tanto si los padres estamos juntos como si no, debemos asegurarnos que la relación es sana y respetuosa. Una forma simple es que en casa no tengamos roles tradicionales, como “mamá limpia y cuida a los niños, papá hace bricolaje.”

Las tareas del hogar deben estar repartidas con equidad e incluso podemos hacer participar a los pequeños, para mostrar que realmente TODOS somos iguales.

3. No hay juguetes, ni juegos, ni libros o dibujos según el género

En casa hemos de tener muy claro que lo importante a la hora de decidir si comprar un juguete que nuestro hijo o hija es saber si es seguro y adecuados para su edad. Los niños pueden jugar con muñecas o cocinitas y las niñas pueden ser grandes futbolistas o encantarles jugar con coches. Y más de lo mismo se aplica a los dibujos animados, de princesas o de superhéroes.

4. Inculquemos la diversidad como un valor

El feminismo es una parte del valor de la igualdad. Con ello entendemos que hombres y mujeres merecen las mismas opciones, oportunidades y deberes, así que el feminismo va ligado a otros valores también asociados a aceptar la diversidad.

Convivimos en el mundo con muchos tipos de gente: de otras razas, de otras costumbres, de otras edades, de otras preferencias sexuales, de otras capacidades, la diversidad es riqueza y por tanto jamás debe interpretarse algo diferente como algo negativo. Que entiendan esto es básico para que comprendan y vivan el feminismo.

5. Hablémosles del feminismo

Es muy importante que los niños sean conscientes de que en el mundo ocurren injusticias, nuestro deber es transmitirlo de manera adecuada a su edad pero que puedan valorar este tipo de actos. Debemos preocuparnos de hacerles partícipes de la lucha de la mujer.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here