¿Por qué elegir sillas a contramarcha?

    0

    Aunque estamos en plenas vacaciones y lo que se lleva en esta época es la diversión, el relax y el olvidarnos un poco de las grandes responsabilidades que nos estresan habitualmente, hay cosas de las que no se puede descansar, ni dejar de lado en ningún momento del año, como es el cuidado de los hijos, particularmente la seguridad vial.

    Es precisamente en verano cuando la mayoría más utilizamos el coche, por lo que hoy vamos a ponernos serios y a centrarnos en los sistemas de retención infantil, concretamente las sillas a contramarcha.

    En los últimos años, en nuestro país está habiendo un auge del uso de sistemas de retención infantil a contramarcha, esto no se trata de una moda, ni de interés comercial de una determinada firma de sillas de seguridad.

    Se ha demostrado que prolongar el uso de sillas en sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible no sólo minimiza daños, sino que incluso salva vidas. Por este motivo cada vez son más padres los que eligen este tipo de sillas.

    Un poco de historia sobre las sillas ACM

    A principios de los años 60 es cuando la seguridad vial se empieza a tener en cuenta, y fue entonces también cuando el profesor sueco Bertil Aldman realizó un estudio sobre la siniestralidad en los accidentes de tráfico en Suecia.

    Con dicho estudio descubrió que los más damnificados en las carreteras eran los bebés y niños. Con el fin de encontrar una solución, empezó a investigar hasta que dio con la posición en la que amerizaban los astronautas de la “Misión Gemini”, que reposaban la espalda en sentido contrario a la fuerza de despegue, y esto le dio la idea de cuál debía ser la posición más segura para los niños.

    ¿Por qué son más seguras las sillas a contramarcha?

    En los países escandinavos es donde podemos encontrar estadísticas más antiguas sobre el uso de las sillas a contramarcha, porque llevan tiempo adoptando esta medida. Es relevante recalcar que Suecia es el país con menos mortalidad infantil en accidentes de tráfico del mundo.

    Las estadísticas también demuestran que viajar con estos sistemas es cinco veces más seguro que con los tradicionales a favor de la marcha.

    Hay tres factores físicos que explican esto:

    1. Tipología del impacto: Las colisiones con consecuencias más habitualmente son las frontales y las frontolaterales, eso hace que las empresas productoras de sistemas de retención infantil se centren en este tipo de impactos a la hora de diseñar las sillas.

    2. La energía generada en un impacto: 1 kg de peso a 50km/h en un frenazo brusco se convierte en 32kg.

    3. Las características del cuerpo: debemos tener en cuenta que no es lo mismo un cuerpo adulto sometido a un impacto que el de un niño, y para entenderlo debemos entender la diferencia entre el cuerpo infantil y el adulto. La cabeza de un adulto representa tan sólo el 6% del cuerpo, en un menor de dos años un 20%. Además, el sistema cervical está en desarrollo por lo que es más débil.

    Las fuerzas que provoca la desaceleración se distribuyen por toda la espalda si se usa una silla a contramarcha.  El impacto sobre la espalda, los hombros y el el cuello es menor, por lo que se reduce la gravedad de las lesiones.


    Más información sobre viajar de espaldas al sentido de la marcha:

    Compartir

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here