¿Tener hijos acaba con el sexo de la pareja?

0
relaciones sexuales

Cuando una pareja tiene a su primer hijo sabe que de algún modo que su vida cambiará en un montón de aspectos, no solo por lo que implicará directamente el tener una pequeña personita bajo su total responsabilidad, sino también por los cambios que de forma indirecta traerá la maternidad o paternidad a ellos.

La vida de pareja es una de las cosas que cambiará más de lo que se espera, el tiempo para la pareja, sobre todo durante los primeros meses, se reducirá considerablemente, en algunos casos extremos, incluso totalmente. Esa pérdida de espacio propio de la pareja, las nuevas responsabilidades, los nuevos horarios, etc., pueden implicar unas nuevas rutinas sexuales, que en algunos casos pueden resultar negativas.

Si el sexo es prioritario o no en una pareja, es cuestión de cada relación, pero lo que está claro es que el sexo (además de otras cosas) es un factor diferencial de las parejas con otro tipo de relaciones y que la falta de vida íntima (por motivos no médicos) siempre suele ser indicativo de algún tipo de crisis.

¿Por qué la llegada de los hijos frena el ritmo sexual de una pareja?

No hay un solo motivo que directamente afecte a la vida sexual de los padres, son una serie de hechos y cambios los que suponen esta disminución de la vida sexual.

  • El cansancio que acarrean los primeros años de vida de los hijos.

  • La falta de tiempo, entre el trabajo, los hijos y los quehaceres del hogar.

  • La inseguridad de la mujer por los cambios que ha sufrido su cuerpo tras el embarazo.

  • Hombres y mujeres pueden perder el deseo tras el parto por el cansancio, causes hormonales, etc.

  • Falta de espontanead, no se puede iniciar el sexo en cualquier momento, ni en cualquier lugar de la casa.

El nacimiento de un hijo, sobre todo del primero, supone una prueba de fuego para cualquier pareja, cambia totalmente la dinámica de la pareja, las rutinas, los horarios, incluso las formas de ocio. La estadística dice que 57,1% de los divorcios anuales en España son de parejas con hijos, de las cuales tan sólo el 10% eran mayores de edad (según estadísticas oficiales del INE de 2015)

¿Cómo evitarlo o solucionarlo?

La vida sexual de una pareja estable, como muchos otros aspectos de esta vida, es cíclica, con o sin hijos todas las relaciones pasan por momentos de más o menos actividad, pero es importante mantener un mínimo de intimidad por la salud de la pareja.

  • La comunicación es esencial en una pareja y si se intuye o se aprecia un problema, en este caso sexual, es importante hablarlo para que uno y otro exprese como le afecta y sopesar cómo solventarlo.

  • Hay que tratar de encontrar un momento a la semana sólo para la pareja, o bien cuando los niños duermen o dejarles con alguien de confianza un rato

  • No llamar “papá” o “mamá” a la pareja, hacerlo delante de los niños cuando están aprendiendo a hablar no está mal, pero hemos de evitar acostumbrarnos a llamar a nuestra pareja así puesto que es una forma de infantilizar y distorsionar la perspectiva que tenemos del otro.

  • Sacar adelante a una familia es mucho más difícil que a una pareja sin hijos, lo ideal es que los padres sean un equipo unido y bien organizado en cuanto a la educación y crianza de los hijos, si lo descuidamos y hay malentendidos sobre ello, puede traducirse en muchísima tensión e incluso rechazo al otro.

  • Tratar de que los hijos no sean el único tema de las conversaciones de la pareja.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here