¿Qué es la Botella de la Calma? DIY

0

La botella de la calma es un recurso ligado a la filosofía Montessori para que cuando los niños estén enfadados, rabiosos, ansiosos o estresados podamos ayudarles a que se calmen.

Esta original idea está pensada para ponerla en práctica con niños de edades comprendidas entre 2 y 5 años, esto es porque a partir de esa edad ya tiene recursos para expresar e identificar sus disgustos y no tendrá rabietas descontroladas, sino más bien enfados más fundados y sobre los que se puede dialogar, negociar o, sencillamente, razonar.

Cómo utilizar la Botella de la Calma

El modo de uso de La Botella de la Calma es muy simple: cuando el pequeño se encuentre en plena rabieta y no haya forma de tranquilizarlo, hay que darle la botella y pedirle que la agite y que mire como los brillos de la purpurina se mueven lentamente.

La atención que pondrá en fijarse cómo van cayendo las motas brillantes será una forma de desviar a nuestro hijo de lo que le ocupaba y de que paulatinamente se relaje.

Puede parecer que el funcionamiento es una tontería pero la base de este método se inspira en los principios de la meditación, concretamente del mindfulness infantil o del yoga, conocidas técnicas de relajación naturales y que ayudan, no sólo a la relajación, sino también a identificar, aceptar y expresar lo que sentimos en cada momento.

Una forma de ayudarles a entender y a usar la botella de la calma es explicarles que nuestros pensamientos o emociones se descontrolan y van muy rápidos, como las motas brillantes cuando se mueven y que al dejar la botella quieta empezarán a relajarse hasta que se queden quietos.

DIY: ¡Haz tu propia botella de la calma!

No hace falta que te vuelvas loca buscando un sitio donde la vendan, ya que puedes hacerla tú misma en casa y con la ayuda de los pequeños.

Materiales necesarios

  • Una botella transparente.

  • Como la van a usar los niños estando enfadados o nerviosos, recomendamos que sea de plástico.

  • 2 cucharaditas de purpurina o motas brillantes.

  • 2 cucharaditas de pintura o colorante.

  • Agua caliente.

  • Pistola de silicona.

Paso a paso

  1. Echar todos los materiales, excepto la silicona dejando aproximadamente 2 cm libres para que haya aire y pueda por tanto, haber movimiento.

  2. Con la pistola de silicona sellamos bien el tapón de la botella, comprobando que no se escapa el líquido y que aunque el pequeño la manipule no podrá abrirla.

  3. ¡Y voilà! ¡Ya tenéis vuestra botella de la calma!

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here