¿Qué son los espejos Montessori?

0

Hace tiempo comentamos cómo crear un Ambiente Preparado Montessori, y pudimos observar que uno de los componentes fundamentales es el espejo, ¿pero cuáles son exactamente las funciones de los espejos Montessori y cómo pueden beneficiarse nuestros niño de disponer de uno?

Si sois seguidores estrictos del método Montessori y lo aplicáis al pie de la letra, es importante recalcar que el espejo debe encontrarse en el Ambiente Diurno, que será una zona de juego en la zona de estar de la familia.

Si, por contra, admiramos la Filosofía Montessori pero la adaptamos parcialmente en nuestra casa, el espejo puede estar en cualquier estancia donde el pequeño pase un tiempo despierto: el salón de la casa, una sala de juegos, su propia habitación, etc.

Importancia y beneficios de los espejos en la decoración

La relevancia del espejo en un Ambiente Montessori se debe a los siguientes beneficios que aportará a los pequeños:

    • En edades tempranas, ayudará al niño a entender que es un ser independiente e individual a su mamá.

    • En el espejo se verá reflejado desde bien pequeño y, por ello, podrá observar su propio cuerpo y la capacidad de movimiento de este, ello le motivará a seguir moviéndose más.

    • Sobre los 2-3 meses, el interés por ver el reflejo, donde intuirá cambios de luz y movimientos, le ayudará a tratar de levantar la cabeza cuando esté bocabajo y eso ayudará a trabajar la tonicidad de su cuello y espalda.

    • El estímulo de movimiento desarrollará su sentido de la lateralidad, que es muy importante para la evolución cognitiva y emocional de los niños.

    • La barra del espejo le ayudará cuando empiece a colocarse de pie y cuando aprenda a dar sus primeros pasos, en ella podrá agarrarse y podrá usarla de ayuda para conseguir ambos propósitos.

    • Aporta al niño una visión global del espacio en el que está.

Cómo debe ser un espejo Montessori

Para que el pequeño o la pequeña pueda beneficiarse de lo que puede aportarle el espejo es importante que este sea rectangular y mientras sea bebé esté ubicado a ras de suelo. A partir del año y medio puede colocarse en posición vertical a una altura que nuestro hijos se vea el cuerpo entero.

Por seguridad deberá estar atornillado por las cuatro esquinas, además debe ser un espejo con película protectora. Así, es difícil de romper y en el caso de que se rompiera las partículas no cortan.

Además, como ya hemos comentado, se les pone una barra en posición horizontal para que puedan agarrarse sobre el año – año y medio.

Puedes adquirir un espejo Montessori en tiendas especializadas (vienen ya con barra) o hacerlo tu mismo con un espejo de seguridad (los de Ikea, por ejemplo) o con láminas adhesivas de espejo.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here