Trucos para ahorrar comprando moda barata al mejor precio

0

Nuestra ropa nos define, habla de lo que nos gusta, de nuestro estilo de vida, incluso define el tipo de trabajo que tenemos. Como suele decirse, la moda es cíclica y, además, hay muchísimos estilos categorizados, sin contar con la esencia personal que cada uno tiene en mayor o menor medida.

La realidad es que somos muchos —mujeres, hombres, madres, padres, abuelos, etc.— a quienes la moda nos gusta y nos parece divertido e interesante pensar cómo vamos a vestirnos, por ejemplo, un día especial o simplemente, uno corriente. Y ya no digamos el invertir tiempo y dinero en adquirir nuevas prendas.

Pero la gran mayoría somos parte del pueblo llano y no andamos sobrados de capital, así que gastar en moda no siempre es una opción o no a los niveles que nos gustaría. Por lo que hoy proponemos algunas cosas a tener en cuenta para no gastar tanto al comprarnos ropa para nosotros o nuestros niños.

1. Inventarios de armario y objetivos de adquisición

Debemos tener muy claro la ropa de la que disponemos en nuestro armario y si necesitamos algún tipo de prenda en concreto. Para que así sea, es superimportante tener bien organizada la ropa e ir haciendo de vez en cuando una limpieza de armario.

Cuando vayamos a la tienda sabremos qué necesitamos y eso nos ayudará a decidir si hay hueco para adquirir algún caprichito.

2. Promociones online

Muchas tiendas de ropa, sean online o físicas, tienen promociones en las que por usar su APP o darle Me gusta al perfil de la empresa o a una publicación te hacen un pequeño porcentaje de descuento en una compra.

Consulta bien las tiendas donde piensas comprar y revisa las condiciones de cada promoción.

3. Elegir tiendas y barajar opciones

Las grandes cadenas siguen las modas de la temporada por lo que venden prendas muy similares, incluso estampados y patrones parecidos. Por lo que elige entre las firmas con precios más asequibles, como podrían ser Primark o Lefties.

4. Aprovechar las rebajas

Las tradicionales rebajas son la ocasión por antonomasia para ahorrar comprando moda pero debemos ser espabilados. Por un lado, podemos comprar ropa para la siguiente temporada; por ejemplo, en las rebajas de julio los abrigos de la temporada de invierno anterior estarán a un precio muy competente, aunque igual no es lo que más te apetece adquirir en pleno verano.

Otra opción es aprovechar las rebajas para comprar básicos, prendas que no pasan de moda y crear un buen fondo de armario.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here