Mantener las rutinas mientras estás de viaje

    1

    Una de las grandes preocupaciones antes de hacer un viaje con los niños es que sus rutinas se vean muy alteradas y acabe siendo una mala experiencia. Por eso, hay que plantear con cuidado cuál va a ser el destino, cómo llegar hasta allí y en qué tipo de alojamiento vais a pasar las noches.

    Como no podía ser de otra manera, los peques a veces se encuentran algo extraños al sacarlos de su entorno habitual. Han pasado meses para adaptarse al mundo exterior, por eso alejarlos de su hábitat los pueden alterar. De ahí que cuando se acercan los grandes viajes, sobre todo en las vacaciones de verano o navidad, hay que tener en cuenta una serie de factores que contribuirán al éxito del viaje.

    Cómo evitar cambios drásticos en los viajes

    Dentro de los trucos a los que podemos recurrir para que los niños se sientan como en casa es tratar de comportarse como en el día a día. Por ejemplo, si tienen algún alimento para los momentos de irriación, como puede ser el pan o las galletas, es muy bueno llevar de casa, ya que los hará sentir más cómodos.

    Del mismo modo, a pesar de que en vacaciones no se ponga el despertador y no haya horarios tan rígidos, es recomendable que los ciclos del sueño se mantengan, o al menos el número de horas. Cabe la posibilidad de que comer fuera impida la siesta o irse más tarde por la noche, pero se puede recrear el ambiente de sueño contando un cuento como siempre y utilizando el pijama que tienen en casa.

    Piensa que un descanso reconfortante les permitirá disfrutar del día siguiente al máximo y de buen humor.

    Ten siempre a punto productos de limpieza. Aunque pueda parecer una tontería, cuando nos vamos de viaje nos preocupamos por una serie de factores que influyen en la diversión, tanto de los padres como de los más pequeños, y eso puede llevarnos a olvidar lo importante que es la higiene. Más que nada porque al estar en contacto con lugares desconocidos no sabemos lo que nos podemos encontrar.

    Además, salir sin pañales o toallitas puede suponer que el bebé esté incómodo mucho rato y durante las vacaciones no siempre estamos rodeados de tiendas como en nuestro día a día.

    Compartir

    1 Comentario

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here